Los cuidados de la tabla de SUP

La tabla de Paddle Surf, como cualquier material deportivo que está en contacto directo con el agua, necesita de unos cuidados y un mantenimiento especial para poder permanecer en perfecto estado durante el mayor tiempo posible. Se trata de un material que puede durar años, por lo que es muy importante someterlo a un mantenimiento diario (siempre que se utilice) muy rápido y sencillo que, a la larga, permitirá seguir usando la tabla durante mucho tiempo.

Cómo limpiar tu tabla de Paddle Surf

La tabla de Paddle Surf, como cualquier material deportivo que está en contacto directo con el agua, necesita de unos cuidados y un mantenimiento especial para poder permanecer en perfecto estado durante el mayor tiempo posible. Se trata de un material que puede durar años, por lo que es muy importante someterlo a un mantenimiento diario (siempre que se utilice) muy rápido y sencillo que, a la larga, permitirá seguir usando la tabla durante mucho tiempo.

Cómo limpiar tu tabla de Paddle Surf

En cuanto a la limpieza que se le debe hacer a la tabla de SUP, es importante endulzarla después de utilizarla en agua salada para así eliminar cualquier resto de sal que quede sobre la superficie e impedir que quede dañada. Además, la tabla no solo está en contacto con el agua del mar, ya que durante la práctica deportiva esta queda expuesta también a la luz solar y a la arena que pueda haber en playas o calas, por lo que la limpieza es una tarea obligatoria cuando se termina de usar la tabla de SUP. Cuando se vaya a limpiar la tabla, lo más recomendable es utilizar un sistema de agua dulce a presión que llegue hasta todos los rincones de la tabla y elimine así pequeños restos de arena o sal. Es importante también eliminar cualquier resto de parafina que quede sobre la tabla, ya que a la larga esta puede ser muy perjudicial para los materiales por lo que se recomienda utilizar una esponja y algún producto de limpieza indicado para tablas de SUP, como por ejemplo la cera de los lavacoches.

Sobre todo esta limpieza más meticulosa está indicada para antes de guardar la tabla durante un largo período de tiempo, pero si se va a utilizar repetidamente durante, por ejemplo un mes, con limpiarla bien con agua a presión tras su uso y secarla correctamente antes de guardarla, bastará.  

Cómo transportar y guardar tu tabla

El transporte y el guardado de la tabla de SUP también son factores que influirán notablemente en la conservación de esta. Así pues, contar con accesorios para transportarla del coche hasta el mar, tales como unas ruedas que se ajustan a la cola de la tabla para poder arrastrarla de una manera más sencilla, o una cincha (especie de mochila que se cuelga de uno de los hombros y que sujeta la tabla manteniéndola en suspensión), permiten llevar la tabla hasta la orilla de una forma cómoda y sin riesgo de que sufra ningún golpe que pueda dañarla.

Por otra parte, muchas veces se necesitará transportar la tabla a sitios más lejanos, por lo que contar con un buen sistema de amarre en el vehículo que se vaya a utilizar para tal fin, es indispensable. Es muy importante asegurar bien la tabla en la baca o rack para el techo del vehículo, con cinchas de calidad que presionen bien, pero guardando especial cuidado en no apretar más de lo indicado estas cinchas, ya que una presión muy fuerte podría dañar la superficie de la tabla. Es recomendable utilizar espumas para que la tabla no esté en contacto directo con la baca, así como siempre colocar la tabla sobre esta con las quillas mirando hacia arriba.

En lo referente al guardado de la tabla, es importante almacenarla en lugares donde no esté expuesta directamente a la luz del sol y donde no haya humedad, para protegerla en la medida de lo posible de estos factores que tan perjudiciales son para sus materiales. Además, siempre que se vaya a guardar la tabla, ya sea por un corto o un largo período de tiempo, se ha de estar seguro de que está completamente seca tras haberla endulzado. Por otra parte, también es conveniente contar con una funda especial para la tabla que la mantenga más protegida de las inclemencias a las que pueda verse expuesta mientras está guardada.

Mantenimiento de los accesorios de tu tabla de SUP

Una tabla de SUP generalmente cuenta con algunos accesorios o partes sobre las que se ha de hacer un mantenimiento especial, debido a su importancia y vulnerabilidad. Una de estas partes son las quillas, una especie de aletas situadas en la parte inferior o Bottom de la tabla (es decir, la parte que está en contacto directo con el agua) que suelen ser extraíbles por lo que necesitan de una limpieza y mantenimiento más meticuloso. Lo más recomendable es quitar las quillas después de cada uso, guardándolas en sus fundas correspondientes, pero no sin antes haberlas lavado con agua dulce y secado correctamente.  Es muy importante también, cuando quitemos las quillas para guardarlas, limpiar bien todos los orificios retirando toda la arena o la sal que pueda haberse alojado en ellos, ya que una mala fijación a la tabla o una quilla dañada puede empeorar y dificultar muchísimo la práctica deportiva.

La tabla de SUP también cuenta con una válvula de ventilación o respiración, diseñada para soportar los cambios del núcleo de foam que tiene cualquier tabla (este núcleo se puede expandir o contraer dependiendo de las temperaturas a las que esté expuesto), permitiendo que el aire salga cuando sea necesario. Es por esto que, para un buen mantenimiento de la tabla, se ha de cuidar muchísimo esta válvula ya que su labor es de vital importancia. La válvula de ventilación tiene un tornillo especial que cierra herméticamente la entrada de aire a la tabla cuando así se desee. Sirve pues para regular la presión dentro de la tabla y es muy importante que siempre se cierre la entrada de aire correctamente antes de cada uso, y que, tras utilizarla, se vuelva a abrir.

En relación con la válvula de ventilación, es importante para el buen mantenimiento y uso de la tabla de SUP tener controlada la presión de la misma, ya que es un elemento que influirá  notablemente en el tiempo que se podrá usar la tabla en buenas condiciones. Así pues, se habrá de seguir las indicaciones del fabricante acerca de los niveles de presión recomendables, pero generalmente la tabla se ha de encontrar entre los valores de 12 a 15 psi. Es por esto que es imprescindible contar con un buen medidor de presión, así como un hinchador, ya que si la presión está más baja de lo recomendado se tendrá que proceder a inflar la tabla hasta que marque el valor deseado. Si la presión no es la indicada, esto se traducirá en una menor adherencia de la tabla a la superficie del agua y en una práctica más dificultosa, sobre todo si se pretende coger olas con la tabla de Stand Up Paddle.

Cuidados específicos para las iSUP

Con respecto a los cuidados especiales que necesitan las tablas de SUP hinchables, además de los anteriormente mencionados, se han de tener en cuenta unas cuantas recomendaciones más ya que las tablas inflables tienen sus propias necesidades. Así pues, este tipo de tabla siempre se ha de mantener hinchada a la presión que indica el fabricante para una práctica deportiva satisfactoria, además de no llevarla nunca arrastrándola por el suelo o en zonas próximas a rocas porque podría ver dañada su superficie considerablemente. Al igual que el resto de tablas, se ha de lavar a conciencia tras su uso empleando agua dulce y retirando cualquier resto de arena o sal que pueda haberse quedado en ella, así como secarla correctamente antes de guardarla para evitar cualquier tipo de humedad. Respecto a esto último, estas tablas son más fáciles de guardar y transportar, ya que se pueden desinflar y, por tanto, ocuparán menos espacio y pueden ser transportadas sin tanta dificultad. Suelen guardarse enrolladas sobre sí mismas en su correspondiente mochila, aunque tanto si se guardan así o se prefiere hacerlo estando infladas porque se van a volver a usar pronto, se ha de buscar un lugar donde la luz del sol no incida sobre la tabla directamente y donde no haya humedad.  

Qué cosas no debes hacer nunca con tu tabla de SUP

En definitiva, estos son algunos de los cuidados y mantenimientos imprescindibles para que la tabla de Paddle Surf dure el mayor tiempo posible en perfectas condiciones. Si se quiere sacar el máximo partido a la tabla de SUP, algunas de las cosas que jamás se deberán hacer son:

  • Guardar la tabla, ya sea por un corto o largo período de tiempo, sin haberla secado correctamente después de ser lavada.

  • Almacenar la tabla durante un largo período de tiempo sin antes haberla limpiado bien con agua dulce.

  • Dejar la tabla expuesta directamente a la luz solar, tanto si la dejamos por un largo período de tiempo, o por unas horas. Siempre es mejor buscar un lugar con sombra, aunque solamente sean unos minutos.  

  • No limpiar correctamente los accesorios de la tabla de SUP y los orificios que esta tiene, ya que se trata de zonas y partes especialmente vulnerables y que requieren de un mantenimiento especial.

  • No se debe transportar la tabla de SUP, bajo ningún concepto, arrastrándola por el suelo, ya que puede ser muy perjudicial para la superficie de la misma. Si para la persona que la transporta la tabla resulta demasiado pesada para ser llevada a pulso, se pueden utilizar accesorios especiales preparados para tal fin.

  • La tabla no deberá estar desprotegida, es decir, es conveniente utilizar protectores de cantos debido a la frecuencia con la que reciben golpes estas zonas, así como su correspondiente funda para guardar la tabla de SUP dentro de ella.